AVISO:

SI VES QUE EN ESTE BLOG SE VIOLAN LOS DERECHOS DE AUTOR, POR FAVOR, AVÍSAME AL shalangen@gmail.com GRACIAS.

20 feb. 2018

Cómo la bondad puede transformar el tratamiento del cáncer

Traducción tomada del blog Psyciencia.

Es posible que el cáncer no ponga fin a la vida, pero generalmente cambia la vida. Un diagnóstico de cáncer instantáneamente cambia la vida de los pacientes y las familias. El cuidado del cáncer es un servicio de "intenso" y el equipo de atención no solo debe tratar eficazmente la enfermedad sino también abordar las emociones difíciles de los pacientes.
. https://es.sott.net/image/s22/451302/large/hospital.jpg
                                                                   © Desconocido
 
 
Si bien el diagnóstico preciso y el tratamiento efectivo son primordiales, los simples actos de bondad pueden ser un potente antídoto contra el malestar emocional y pueden mejorar los resultados para quienes experimentan el aterrador viaje llamado cáncer. Un creciente cuerpo de evidencia revisado en la Universidad de Stanford muestra que la atención médica amable puede conducir a una cicatrización más rápida de heridas, reducción del dolor, la ansiedad y la presión arterial, y estancias hospitalarias más cortas.

He estudiado durante mucho tiempo cómo mejorar el servicio en el cuidado de la salud. Mi trabajo actual se enfoca en la atención del cáncer e incluye investigación de campo en 10 centros innovadores de cáncer de EE. UU. Y entrevistas con aproximadamente 400 pacientes con cáncer, familiares, médicos oncólogos y el personal. El cuidado del cáncer es más que ciencia, lo que ha dado importantes avances en el tratamiento. Pero también se necesita mucho tacto e interés para complementar la alta tecnología. En una investigación reciente, los coautores y yo exploramos cómo seis tipos de bondad pueden mejorar la atención del cáncer.

¿De verdad necesitamos recordar a los cuidadores sobre la importancia de la bondad en el servicio a pacientes con enfermedades graves? Lamentablemente, sí, ya que los factores estresantes de la medicina moderna a menudo interfieren con las buenas intenciones. Echemos un vistazo rápido a los seis tipos.

Escucha atenta

Escuchar atentamente a los pacientes y las familias, con una interrupción mínima, transmite respeto por su autoconocimiento. También construye confianza. Le permite al médico actuar como una guía de confianza que proporciona experiencia médica relevante y la traduce en un plan de atención acorde con los valores y las prioridades de los pacientes. Lo que está en juego es demasiado serio para que el equipo clínico esté desinformado sobre los temores de un paciente, las preocupaciones prácticas, el sistema de apoyo a domicilio y las prioridades personales.

La atención genuina centrada en el paciente implica no solo determinar "cuál es el problema" con el paciente sino también "lo que le importa al paciente". Como dijo una enfermera durante mi investigación de campo, "no debemos temer a las conversaciones profundas con los pacientes, ya que esa es la única manera de saber lo que es realmente importante para ellos, pero esta información no la obtendrás preguntando: '¿Cómo te sientes hoy?'".

Las preguntas simples y abiertas pueden invitar a pacientes y familiares a compartir información pertinente. Las enfermeras de la unidad de cuidados intensivos del Hospital Brigham and Women's de Boston comienzan sus turnos preguntándoles a los pacientes: "¿Qué es lo más importante que podemos hacer por usted hoy?"

Empatía

La especialista en enfermería Theresa Wiseman identifica cuatro atributos esenciales de la empatía: ver el mundo desde la perspectiva de los demás, evitar el juicio al evaluar una situación, reconocer la emoción presente y responder a esa emoción de una manera genuinamente afectuosa.

Un padre cuyo hijo fue tratado en el Centro de Radiación Peter MacCallum de Australia relató: "Mi hijo tenía anestesia general para radioterapia. Como estaba ansioso por este procedimiento, el equipo le permitió sentarse conmigo durante la anestesia. Cuando se despertó, se enojó por la falta de una camisa. Ahora el equipo se pone la camisa de nuevo antes de que se despierte ... Para mí, estos pequeños actos fueron la máxima amabilidad, reduciendo su ansiedad y angustia y, por lo tanto, la mía".

La empatía representa una bondad anticipada basada en una evaluación cuidadosa de la situación del paciente y los posibles factores estresantes. En el Hospital Henry Ford en Detroit, los becarios de oncología están capacitados en comunicación empática por parte de actores improvisados ​​que actúan como pacientes y familiares.

Actos generosos

La bondad a menudo se manifiesta como actos generosos. En mi estudio, les pregunté a los pacientes: "¿Pueden pensar en la mejor y más significativa experiencia de servicio que tuvieron como pacientes con cáncer?" Muchas respuestas reflejaron la bondad incrustada en los actos generosos. Un paciente de cáncer de vejiga sometido a cirugía elogió a una enfermera que le enseñó la mejor manera de levantarse de la cama en su casa. Los pacientes de Marin Cancer Care mencionaron los masajes en los pies que se les ofrecieron durante la quimioterapia. Un cirujano comentó sobre un paciente "que jura que mi abrazo de dos minutos le salvó la vida".

Los actos generosos también crean orgullo entre los empleados y pueden ofrecer un amortiguador renovador para la fatiga emocional y el estrés que comúnmente acompañan el cuidado de pacientes gravemente enfermos.

Cuidado oportuno

La espera indebida, por una cita, el comienzo del tratamiento o el resultado de una prueba consecuente, puede ser insoportable para un paciente con cáncer. Un compromiso institucional para llegar a tiempo es amable, aunque las demoras a veces son inevitables. Como comentó un administrador del centro oncológico: "Todos los centros oncológicos tienen un desafío de espera; sin embargo, podemos hacer mucho mejor con lo que controlamos, como ejecutar los resultados de laboratorio a tiempo. Todos deben pasar por el laboratorio. Si los resultados del laboratorio llegan tarde, todo se retrasa".

Los centros de cáncer pueden rediseñar sus sistemas para ofrecer un conjunto de servicios iniciales a pacientes recién diagnosticados (10 días), establecer un día de clínica multidisciplinar para que los nuevos pacientes se encuentren con cada miembro del equipo de atención para discutir el plan de tratamiento y abrir una clínica de atención del cáncer para atender las emergencias fuera del horario regular. La telemedicina y otros servicios impulsados ​​por la tecnología también pueden minimizar las demoras cuando el tiempo es esencial.

Honestidad amable

"El cáncer es una palabra de alta potencia, una palabra sin ninguna asociación positiva", afirma un paciente con cáncer. Preguntar a los pacientes cuánto desean saber sobre su enfermedad es informativo y amable. La mayoría de los pacientes desean escuchar la verdad en palabras honestas y bien elegidas que transmiten un sentido de asociación y que los guían a través de decisiones difíciles.

Un oncólogo comentó: "Con demasiada frecuencia, los pacientes y los médicos son demasiado optimistas. Se necesita realismo para que los pacientes y sus médicos puedan tomar buenas decisiones". Una enfermera practicante dijo:"Un médico puede decir: 'Podemos continuar con el tratamiento o simplemente podemos brindar atención de apoyo'. Tenemos que quitarnos la palabra 'simplemente' de esa oración".

Los oncólogos se enfrentan a presiones personales complejas para darles a los pacientes todas las oportunidades de vivir, y se enfrentan a problemas externos, como los pacientes o los familiares que no quieren darse por vencidos.

Aunque inicialmente los pacientes esperan una esperanza curativa o centrada en la remisión, los médicos pueden guiarlos hacia la esperanza intrínseca cuando la enfermedad está avanzada y es poco probable que haya cura o remisión. La esperanza intrínseca implica vivir en el momento de un buen día de reflexión positiva, un nieto o un perro en el regazo y un dolor bien controlado.

Apoyo para cuidadores familiares

Los pacientes con cáncer generalmente dependen de los miembros de la familia para recibir asistencia con atención médica, necesidades diarias y apoyo emocional. Los propios cuidadores familiares requieren capacitación, asistencia oportuna y cuidado emocional para desempeñar su función y mantener su propia salud. La investigación muestra los beneficios de preparar, capacitar y ayudar a la familia de un paciente a cuidar de manera efectiva a un ser querido.

Las historias personales de pacientes, familiares y médicos ilustran el impacto de la amabilidad en la atención del cáncer. Seis manifestaciones superpuestas de genuina bondad ofrecen una forma poderosa y práctica para que los médicos controlen la confusión emocional que conlleva el diagnóstico de cáncer.

Un paciente es una persona primero. Cuidar las necesidades humanas así como las necesidades médicas mediante actos amables es una buena medicina.
Sobre el autor: Leonard L. Berry, es profesor distinguido de Marketing y pertenece al Instituto para el mejoramiento del cuidado de la salud, en Texas A&M University.

Comentario: Parecería increíble que se tenga que hacer un gran esfuerzo para aplicar estos seis tipos de bondades en la atención médica, pero la realidad es que la medicina se ha distanciado bastante de la amabilidad y de un trato humano hacia los pacientes. Más allá de lo que uno pueda hacer en términos de salud para tratar o prevenir las enfermedades como el cáncer, la atención médica humana es fundamental para que las personas puedan sanar mucho mejor y, tal vez, más rápido.

Recomendamos leer: Dr. Bernie Siegel: el amor como guía hacia la salud

visto aqui.




A diferencia de Occidente, el sexo con menores se castigará con la cadena perpetua en Rusia

La Cámara Baja del Parlamento estudiará un proyecto de ley que prevé la cadena perpetua por delitos sexuales cometidos contra menores de 14 años, y es muy probable que esta iniciativa legal sea aprobada.

 https://es.sott.net/image/s22/451498/large/5a84559e08f3d97d3a8b4567.jpg
© Rafael Ben-Ari / Gettyimages.ru
Imagen ilustrativa
Abusar sexualmente de niños menores de 14 años podría ser castigado con la cadena perpetua en Rusia si la agresión conlleva consecuencias graves para la vida y la salud de la víctima, según propone una iniciativa legal sometida a la aprobación de la Duma, la Cámara Baja del Parlamento ruso, informa la agencia Interfax.

"De acuerdo con las estadísticas del Comité de Investigación de Rusia, se ha registrado un aumento en la violencia sexual contra los niños. En 2017 fueron abiertas 7.011 causas penales por delitos violentos de naturaleza sexual, mientras que en 2016 fueron registradas 5.835 causas penales por agresión sexual", afirmó durante la sesión parlamentaria la diputada Irina Yarovaya, una de los autores del proyecto.

Yarovaya señaló que el año pasado 4.245 menores de edad rusos fueron víctimas de este tipo de crímenes. De ellos, el 40% tenían menos de 10 años.

El documento ya cuenta con el respaldo del Tribunal Supremo, la Fiscalía General, el Ministerio del Interior, el Comité de Investigación, el Ministerio de Justicia, el Ministerio de Salud, el Comisionado para los Derechos del Niño y el Instituto Serbski de psicología.

Comentario: Mientras tanto, los gobiernos occidentales miran hacia otro lado cuando se trata de redes pederastas, como ocurrió en Bélgica con el caso Dutroux, los círculos pedófilos holandeses de Zandvoort, el tráfico de niños por parte de altos cargos en orfanatos de todo el Reino Unido, el escándalo Franklin en EEUU donde los niños eran ofrecidos como juguetes a una camarilla de ricos y poderosos, el silencio de la BBC ante las violaciones en masa de niños por parte de su presentador estrella vinculado a una poderosa red de pedófilos, el escándalo de políticos y policías pedófilos en Noruega, los casos de Alcácer y Bar España en el Mediterráneo español, y la lista sigue y sigue por todo Occidente.

Y para colmo, todo el empeño en Occidente se centra en la reinserción y reducción de penas para los pederastas que, por un descuido, acaban en prisión. Véase como ejemplo la liquidación de la doctrina Parot en España por parte de la Corte Europea.

Rusia, una vez más, nos muestra el camino a seguir.


visto aqui

12 feb. 2018

Psicobióticos: ¿Cómo las bacterias de los alimentos mejoran tu salud mental?

¿Imaginas que te sientes deprimido, estresado o ansioso y, en vez de recetarte psicofármacos, el psiquiatra te recomienda una dosis abundante de chucrut, kimchi o yogur? No es una fantasía ni un delirio, los psicobióticos se están convirtiendo en la nueva promesa en el campo de las Neurociencias y son tan prometedores como en la década de 1960 lo fueron los fármacos sintetizados en el laboratorio. Y la clave se encuentra en el sistema nervioso entérico, nuestro segundo cerebro.
 https://es.sott.net/image/s22/449699/large/Psicobioticos.jpg

¿Qué son los psicobióticos?

Los alimentos y bebidas fermentados, ricos en probióticos, tienen una larga historia, no se trata de un descubrimiento moderno. De hecho, sus orígenes se pierden en los anales del tiempo pues se conoce que los hombres del Neolítico fermentaban de manera intencional frutas, arroz y bebidas con miel. Se cree que el kéfir fue una invención de los pastores de las montañas del norte del Cáucaso, que data del 8000 a.C., quienes descubrieron que la leche fermentada se podía almacenar mejor. Asimismo, se cree que el chucrut fue idea de los mongoles, hace 2.000 años en China, y más tarde se introdujo en Europa.

Sin embargo, más allá del potencial de preservación de los alimentos fermentados, hoy sabemos que los productos con probióticos son beneficiosos para la salud. En práctica, la fermentación aumenta la biodisponibilidad de nutrientes; en otras palabras: los alimentos fermentados contienen bacterias beneficiosas, que se conocen como probióticos. Estas facilitan la digestión y, por supuesto, contribuyen al desarrollo de una flora intestinal saludable.

Gracias a las investigaciones más recientes sobre el microbioma humano, ahora también sabemos que esas bacterias también pueden influir en nuestro estado de ánimo, decisiones y comportamientos. Por eso, Ted Dinan, un psiquiatra de la Universidad de Cork, acuñó el término psicobióticos.

¿Qué son los psicobióticos?

Se trata de organismos vivos que, cuando se ingieren en las cantidades adecuadas, producen un beneficio para la salud mental. A diferencia de los probióticos, los psicobióticos contienen otras cepas de bacterias que tienen la capacidad de modular la función de la corteza suprarrenal, que es la responsable de controlar la ansiedad y la respuesta al estrés, pues es donde se produce aproximadamente el 95% del cortisol que fabrica nuestro organismo.

Sin embargo, antes de entender cómo funcionan los psicobióticos, es necesario comprender el mecanismo del sistema nervioso entérico, considerado nuestro segundo cerebro.

El sistema nervioso entérico: ¿Cómo funciona nuestro segundo cerebro?

Diferentes neurocientíficos de todo el mundo llevan varias décadas analizando nuestro sistema intestinal desde una perspectiva diferente, hasta el punto de llegar a considerarlo como nuestro segundo cerebro. Se ha descubierto que nuestro sistema intestinal posee unos 100 millones de neuronas, mucho más de las que se encuentran en la médula espinal y todo el sistema nervioso periférico. Esas neuronas no solo nos permiten "sentir" nuestro mundo interior siendo las responsables de sensaciones que describimos como "mariposas revoloteando en el estómago" o "un nudo en el estómago" sino que también le confieren cierta independencia al sistema nervioso entérico del cerebro.

Lo que más ha sorprendido a los neurocientíficos es que en el sistema nervioso entérico se producen más de 30 neurotransmisores, las sustancias que normalmente usan las neuronas para comunicarse. De hecho, han descubierto que el 95% de la serotonina del cuerpo, la cual está relacionada con el placer y la tranquilidad, se encuentra en los intestinos.

El sistema nervioso entérico estaría "conectado" al cerebro a través del nervio vago, el cual se encarga fundamentalmente de llevar la información del intestino al cerebro. Curiosamente, las bacterias que habitan en el intestino también intervienen activamente en la producción de esos neurotransmisores.



Los psicobióticos tienen la capacidad de generar muchos neurotransmisores y neuromoduladores que se encuentran en el cerebro, como GABA, norepinefrina, serotonina, dopamina y acetilcolina. A través del eje intestino-cerebro, una red de comunicación bidireccional compleja compuesta por el sistema nervioso autónomo y entérico, el sistema neuroendocrino, el sistema metabólico y el sistema inmunitario; esos neurotransmisores terminan influyendo en nuestro estado de ánimo, decisiones y comportamientos.

Por eso, la disfunción en el eje intestino-cerebro guarda relación con enfermedades mentales como la ansiedad, la depresión, el autismo, la esquizofrenia y algunos trastornos neurodegenerativos. Este descubrimiento adquiere una particular relevancia en la actualidad, sobre todo debido al abuso de los antibióticos y los medicamentos, así como el consumo de alimentos con conservantes artificiales y trazas de herbicidas, que afectan el equilibrio del microbioma intestinal.

De hecho, algunos neuricientíficos incluso han postulado que los niveles epidémicos de ansiedad y depresión que estamos viviendo no se explican únicamente por el estilo de vida moderno sino que también estarían provocados por una dieta inadecuada que afecta las bacterias encargadas de producir algunos neurotransmisores básicos para mejorar nuestro estado de ánimo y el funcionamiento de nuestras funciones cognitivas.

Los beneficios de los psicobióticos para la salud mental

Tanto los experimentos realizados con animales como los estudios hechos con personas han llegado a las mismas conclusiones: los alimentos psicobióticos son beneficiosos para nuestro estado de ánimo y funciones cognitivas.

¿Cómo pueden ayudarnos los psicobióticos?

- Disminuyen la reactividad emocional. Neurocientíficos de la UCLA le pidieron a un grupo de personas que consumieron yogurt rico en psicobióticos dos veces al día durante cuatro semanas. Al someterlas a escáneres cerebrales, descubrieron que tenían una actividad disminuida en las zonas del cerebro relacionadas con las sensaciones y las emociones, lo cual significa que eran capaces de controlar mejor sus respuestas emocionales ante los estímulos y que no reaccionaban con un estrés excesivo.

- Mejoran las funciones cognitivas. En ese mismo estudio, los neurocientíficos apreciaron que los participantes que habían consumido alimentos psicobióticos tenían una mayor conectividad entre el tronco encefálico y la corteza prefrontal, el área del cerebro asociada con la cognición y la toma de decisiones. Esa conectividad facilitaría la comunicación con la médula espinal y los nervios periféricos.

- Disminuyen los niveles de estrés y ansiedad. Neurocientíficos japoneses le pidieron a un grupo de estudiantes de medicina que se estaban preparando para un examen importante, que bebieron leche fermentada durante ocho semanas. Cuando los compararon con el grupo que siguió su dieta habitual, descubrieron que quienes habían consumidos los psicobióticos tenían niveles más bajos de cortisol, un marcador de estrés, así como niveles más elevados de serotonina, la cual potencia una sensación de bienestar. Además, reportaban menos síntomas gastrointestinales relacionados con el estrés y a ansiedad.

- Mejoran el estado de ánimo. Un estudio realizado por investigadores iraníes comprobó que las personas que siguieron una dieta con alimentos psicobióticos, mostraban una mejoría significativa en su estado de ánimo. Al cabo de ocho semanas, también tenían niveles significativamente más altos de glutatión, un aminoácido que contribuye a prevenir la depresión.

- Combaten la ansiedad y las obsesiones. Se ha descubierto que los alimentos psicobióticos que contienen Lactobacillus rhamnosus, una bacteria que se encuentra en el intestino humano, puede reducir la ansiedad debido a que cambia la expresión de los receptores GABA, el principal neurotransmisor inhibidor y relajante en el sistema nervioso central. Por si fuera poco, un estudio desarrollado en la Lehigh University descubrió que, al menos en animales, esta bacteria es tan eficaz para tratar el trastorno obsesivo-compulsivo como la fluoxetina.

- Reducen la depresión. Un metaanálisis realizado por neurocientíficos chinos descubrió que los alimentos psicobióticos pueden aliviar los síntomas de la depresión mayor en las personas de menos de 65 años. Apreciaron que el consumo de Bifidobacterium infantis o Lactobacillus rhamnosus durante apenas 6 semanas era suficiente para producir una mejoría significativa y comprobaron que estas bacterias, en efecto, cambiaban la bioquímica cerebral, disminuyendo además el nivel de angustia psicológica y el estrés.

Por supuesto, esto no significa que los alimentos psicobióticos sean la respuesta mágica para curar las enfermedades mentales, pero es una nueva línea de investigación que podría funcionar en las personas que no responden a la medicación convencional o en las que los psicofármacos causan muchos efectos adversos. Por lo pronto, deberíamos preocuparnos un poco más por alimentar correctamente a nuestro segundo cerebro
Fuentes:

Kato-Kataoka, A. et. Al. (2016) Fermented milk containing Lactobacillus casei strain Shirota preserves the diversity of the gut microbiota and relieves abdominal dysfunction in healthy medical students exposed to academic stress. Applied and Environmental Microbiology; 82(12):3649-3658.

Akkasheh, G. et. Al. (2016) Clinical and metabolic response to probiotic administration in patients with major depressive disorder: A randomized, double-blind, placebo-controlled trial. Nutrition; 32(3): 315-320.

Huang, R. et. Al. (2016) Effect of Probiotics on Depression: A Systematic Review and Meta-Analysis of Randomized Controlled Trials. Nutrients; 8(8): 483.

Dinan, Timothy G. et al. (2015) Collective unconscious: How gut microbes shape human behavior. Journal of Psychiatric Research; 63: 1-9.

Kantak, P.A. et. Al. (2014) Obsessive-compulsive-like behaviors in house mice are attenuated by a probiotic (Lactobacillus rhamnosus GG). Behav Pharmacol;25(1): 71-79.

Tillisch, K. et. Al. (2013) Consumption of Fermented Milk Product With Probiotic Modulates Brain Activity. Gastroenterology; 144(7).

Comentario: Recuerde que muchos padecimientos se pueden curar si su alimentación es la adecuada. El psicólogo Jordan Peterson y su hija padecían de depresión severa y desde que cambiaron la forma de alimentarse todo mejoró, mire el siguiente video donde habla sobre esto y otro temas:

[puede activar los subtítulos en español]

 Asimismo lo invitamos a leer:

visto aqui

Triptófano, el aminoácido del bienestar y el estado de ánimo

El triptófano es el ingrediente clave para la producción de serotonina. Este aminoácido esencial es uno de los favoritos de nuestro cerebro por su efecto relajante, por mediar como agente beneficioso en nuestras épocas de insomnio e incluso en los trastornos de ansiedad. Este precursor de la serotonina es una pieza indispensable para nuestro estado de ánimo y nuestro bienestar.

 https://es.sott.net/image/s22/450181/large/flora_intestinal.jpg

 La literatura científica es muy clara a la vez que concluyente: el triptófano nos ofrece calidad de vida. Así, no faltan los estudios que nos indican de forma reiterada que consumir alimentos ricos en triptófano o complementos dietéticos, contribuye a mejorar los estados depresivos, a regular nuestro estrés, a optimizar el proceso de envejecimiento e incluso a reducir las conductas agresivas. Es algo fascinante, no hay duda.

El triptófano es un aminoácido esencial que actúa como precursor de la síntesis de serotonina. Necesitamos por tanto cuidar de nuestra alimentación para conseguir que este componente básico medie en la producción de dicha hormona.
La verdad, es que cada vez se descubren muchas más cosas sobre este componente casi mágico de nuestro organismo. Sin embargo, es importante matizar un aspecto clave: estamos ante un aminoácido esencial, por tanto, tal y como la palabra indica, nuestro cuerpo no puede fabricarlo. Necesitamos cuidar nuestra dieta e incluir esos alimentos ricos en triptófano con los cuales, poder mediar a su vez en una adecuada producción de serotonina.

Veamos más datos a continuación.

¿Qué es el triptófano y qué propiedades tiene?

El triptófano es un aminoácido esencial, ese cuya fórmula molecular es C11H12N2O2. Sabemos ya que sin él no podríamos producir la suficiente serotonina como para garantizar nuestro equilibrio emocional, nuestra digestión o incluso un correcto descanso nocturno. Ahora bien, esta molécula multipropósito es clave para otros muchos procesos:
  • Nos ayuda a sintetizar proteínas, además las vitaminas del complejo B.
  • El triptófano es esa llave maestra que estimula a la glándula pineal para que esta segregue melatonina, básica para nuestros ciclos de sueño-vigila y para frenar a su vez el envejecimiento prematuro.
  • Este aminoácido esencial tiene un efecto antidepresivo muy interesante debido, como ya sabemos, a su mediación en la producción de serotonina.
  • Además, es un buen ansiolítico y se sabe, como ya hemos señalado, que reduce incluso las conductas agresivas.
  • El triptófano se utiliza a menudo como complemento dietético en personas con obesidad al regular la ansiedad por comer.
¿Dónde se sintetiza el triptófano?

Este dato es sin duda interesante. La mayoría de nosotros pensamos que gran parte de nuestras hormonas, neurotransmisores y algunos aminoácidos se sintetizan en el cerebro pero, sin embargo, no es así. Un ejemplo: en nuestro sistema nervioso central solo se encuentra un 5% del total de nuestra serotonina. Entonces.., ¿dónde está el resto, dónde se produce? En el intestino delgado.

Es interesante saber que contamos con un fascinante vínculo entre el intestino y el cerebro, un sistema bidireccional entre ambos donde quedan unidos los centros emocionales y cognitivos del primero con el funcionamiento periférico del tracto digestivo.

Aún más, un aspecto importante que no podemos perder de vista es el hecho de que contar con una flora intestinal fuerte y sana, equivale a una mejor producción de triptófano, y en consecuencia, de serotonina.

Todo ello nos lleva a la sencilla conclusión de que es básico cuidar al máximo nuestra alimentación y no limitarnos solo a elegir determinados productos por encima de otros (ricos en grasas saturadas, harinas refinadas, etc.) sino que también importante conocer el origen de los mismos.

Las verduras y las frutas de cultivo orgánico son las más recomendables para asegurarnos de que contienen todas las vitaminas y aminoácidos esenciales como el triptófano.

¿Qué alimentos son ricos en triptófano?

Algo que todos sabemos es que las farmacias están llenas de productos dietéticos ricos en triptófano. Así, es más que común encontrar tabletas o botes con triptófano y melatonina, triptófano con magnesio y vitamina B6, etc. Ahora bien ¿es adecuado recurrir a estas fórmulas en vista de que este aminoácido es clave para nuestro bienestar?

La respuesta es sencilla: antes de recurrir a estos productos es necesario contar con el consejo médico. No todas las personas pueden consumir estas propuestas dietéticas, es más, en caso de que ya sigamos un tratamiento para la ansiedad o la depresión no es recomendable recurrir a ellas. Consultemos antes con los especialistas y limitémonos, sencillamente, a cuidar al máximo nuestra alimentación.

Veamos qué alimentos son ricos en este aminoácido esencial:
  • Aves de corral como el pollo o el pavo.
  • Salmón
  • Sardinas
  • Bacalao.
  • Atún.
  • Yogur
  • Kéfir
  • Berros
  • Avena.
  • Arroz integral.
  • Habas.
  • Guisantes.
  • Lentejas.
  • Piña.
  • Plátano.
  • Alcachofas.
  • Almendras.
  • Nueces.
  • Semillas de calabaza.
  • Semillas de girasol.
  • Chocolate negro.
Para concluir, lo ideal es mantener una dieta variada y equilibrada donde no cometer excesos, donde tengamos en cuenta también nuestras necesidades y particularidades. Si tenemos una enfermedad, si ya tomamos ciertos fármacos, tenemos alergias o cualquier otra singularidad, lo mejor es consultar a un médico.

No obstante, nunca está de más recordar que aquello que comemos (o que no comemos) influye de forma directa en nuestro estado de ánimo, ahí donde muchas veces el triptófano es la auténtica clave de ello.
Comentario: Si bien en el artículo se menciona el yogur como una buena fuente de triptófano, le recordamos al lector que los productos derivados de la leche no siempre son la mejor opción. Vea el siguiente artículo al respecto: 30 razones por las cuales la leche de vaca equivale al veneno para ratas

Asimismo recomendamos los siguientes artículos:

visto aqui

Interocepción - El arte de habitar nuestro cuerpo

Algunos lo han catalogado como nuestro "sexto sentido", y no andan desacertados. Es tan importante poder escuchar y sentir lo que ocurre a nuestro alrededor como lo que pasa en nuestro interior. Escuchar y atender las señales que nos envía el cuerpo no solo nos ayuda a vivir mejor sino que también nos da la voz de alarma cuando algo va mal.
 https://es.sott.net/image/s22/450667/large/Mindfulness2Bmujer.jpg
                                             © Desconocido

¿Qué es la interocepción?

Interocepción significa, literalmente, "percepción interna" del cuerpo. Es la capacidad para conectarnos con las diferentes sensaciones internas, para "escuchar" nuestro cuerpo. En práctica, implica ser conscientes de las sensaciones que se generan en los músculos, la piel, los órganos y los huesos y darles un sentido. Se trata de una capacidad muy importante para nuestro bienestar, tanto físico como psicológico.

Interocepción: Cuidarnos mejor y ser más empáticos

Los médicos coinciden en que las personas que han desarrollado un buen nivel de interocepción suelen ser más saludables ya que se cuidan mucho más. Para detener a tiempo un infarto cardíaco, por ejemplo, es fundamental reconocer los pródromos (las sensaciones que anteceden al cuadro agudo), de manera que este se pueda detener a tiempo. Si una persona no tiene una buena interocepción, no podrá captar ni comprender esas sensaciones, por lo que su vida correrá más peligro. Por tanto, sentir las señales que vienen de nuestro cuerpo y aprender a darles un sentido puede ayudarnos a atajar diversas enfermedades a tiempo.

Sin embargo, los efectos de la interocepción no se limitan a nuestra salud física. Los neurocientíficos no tienen dudas de que los estados fisiológicos juegan un papel importante en las experiencias afectivas, por lo que cada vez existen más estudios que relacionan este "sexto sentido" con la empatía y el altruismo.

Así lo comprobaron, investigadores de la Universidad de Keiō, quienes analizaron diferentes parámetros de los estados fisiológicos mientras las personas realizaban tareas de contenido neutro o relacionadas con la empatía. Descubrieron que, en efecto, la retroalimentación aferente de la actividad visceral contribuye a realizar inferencias sobre el estado afectivo de los demás y actuar en consecuencia. En palabras sencillas: la interocepción nos permite ser más empáticos.

Otro estudio realizado en la Universidad de Londres descubrió que las personas que eran más precisas estimando los latidos de su corazón sin tomarse el pulso, una medida que se utiliza como indicador de la interocepción, también eran mejores detectando los estados emocionales de los demás, sobre todo aquellos transmitidos a través de los movimientos corporales.

Investigadores de la Universidad de Estocolmo también comprobaron que las personas que han desarrollado de manera natural su sentido de la interocepción son más altruistas y generosas. Sin embargo, apuntan que mejorar ese "sexto sentido" en el laboratorio no genera cambios en el comportamiento. ¿Qué significa esto? Que algunas personas tienen una habilidad especial para "escuchar su corazón" y conectar con los demás.

El lado oscuro de la interocepción

Hay personas que tienen un "exceso" de interocepción, lo cual las expone a un riesgo mayor de desarrollar trastornos de ansiedad e hipocondría. El problema es que si no sabemos lidiar bien con esas señales internas, corremos el riesgo de percibirlas como alarmantes y reaccionar con miedo y ansiedad.

De cierta forma, este es el mecanismo que se esconde detrás de los ataques de pánico. Cuando una persona ha tenido manifestaciones somáticas muy desagradables, es probable que luego desarrolle una actitud hípervigilante; es decir, que se centre de manera obsesiva en las señales fisiológicas, lo cual le puede llevar a confundir sensaciones corporales complemente normales con los signos del ataque de pánico. Así, la interocepción se encuentra en la base del "miedo al miedo".

De hecho, un estudio realizado en la Universidad de Nápoles desveló que existe una relación entre la conciencia de las sensaciones corporales y los trastornos somatomorfes (como la hipocondría y la somatización). Sin embargo, estos investigadores también apuntan que el problema no se halla en el nivel de interocepción sino en la tendencia de las personas a malinterpretar y amplificar las sensaciones corporales. Es decir, el problema no es la percepción de los estados internos sino el significado que les atribuimos.

Mindfulness: La vía para desarrollar una interocepción sana

La práctica del mindfulness es muy beneficiosa para desarrollar una interocepción saludable. La clave radica en que la meditación mindfulness, así como la meditación vipassana, nos permiten prestar atención a las sensaciones físicas, de manera que desarrollemos nuestra capacidad para reconocer lo que nos está ocurriendo, pero también nos enseña a no reaccionar ante esas sensaciones y aprender a controlar aquellas que nos resultan desagradables o incluso dolorosas.

Las Neurociencias ya han comprobado la eficacia de esta técnica. Hace poco, un grupo de neurocientíficos de la Universidad de Toronto recurrieron a las imágenes de resonancia magnética funcional para examinar la capacidad de las personas para acceder a las representaciones interoceptivas, comparando a un grupo que había recibido un entrenamiento en meditación mindfulness con otro grupo que nunca había practicado esta técnica.

Apreciaron que, efectivamente, algunas zonas del cerebro de las personas que practicaban la meditación mindfulness, entre ellas la ínsula (vinculada con los estados viscerales emocionales) y la corteza prefrontal dorsomedial (relacionada con la conciencia de "sí mismo") se reorganizaban para permitir la conjugación de las experiencias sensoriales del medio con las experiencias sensoriales internas.

Por tanto, el mindfulness no es simplemente una técnica para amplificar y concientizar lo que ocurre en nuestro cuerpo sino que también nos permite "domar" la mente, de manera que no reaccione de manera exagerada ante esas sensaciones. En otras palabras: nos ayuda a conectarnos con nuestro cuerpo desde la ecuanimidad y a integrar las experiencias externas con las internas.

__________________________________________________________________________________________________________________

Fuentes:
  • Piech, R. M. et. Al. (2017) People with higher interoceptive sensitivity are more altruistic, but improving interoception does not increase altruism. Scientific Reports; 7: 15652.
  • Christensen, J. F. et. Al. (2017) I can feel my heartbeat: Dancers have increased interoceptive accuracy. Psychophysiology; doi: 10.1111/psyp.13008.
  • Longarzo, M. et. Al. (2015) The relationships between interoception and alexithymic trait. The Self-Awareness Questionnaire in healthy subjects. Front Psychol; 6: 1149.
  • Farb, N. et. Al. (2013) Mindfulness meditation training alters cortical representations of interoceptive attention. Soc Cogn Affect Neurosci; 8(1): 15-26.
  • Fukushima, H. et. Al. (2011) Association between interoception and empathy: evidence from heartbeat-evoked brain potential. Int J Psychophysiol; 79(2): 259-265.

Comentario: La interocepción es uno de los factores fundamentales para un desarrollo sano, según se propone en el libro Curar el trauma del desarrollo: El método Relacional Neuroafectivo (NARM) para restablecer la conexión. Básicamente, los autores sugieren que cuando las necesidades básicas de conexión no son satisfechas de manera adecuada durante los primeros meses de vida, tendemos a "desconectarnos" de nuestro cuerpo como defensa, ya que así logramos "deshacernos de esas necesidades", aunque realmente siguen ahí. Esto puede llevar a que como adultos no seamos muy conscientes de lo que sentimos en nuestro cuerpo y esto, sin duda, puede llevar a todo tipo de problemas tanto físicos como psicológicos, los cuales son explorados en el excelente libro mencionado. Ir retomando gradualmente la consciencia de nuestro cuerpo y de cómo nos sentimos en el mismo, sin que la experiencia sea sobrecogedora y aprendiendo a tolerar y regular la misma, sin duda es algo que puede ayudarnos en diferentes aspectos.

Los invitamos a conocer el programa de respiración, meditación y rejuvenecimiento Éiriú Eolas:


 


 Puede leer también:
visto aqui